SUFRAGISMO Y  FEMINISMO EN EL SALVADOR: VISIBILIZANDO LOS APORTES DE LAS MUJERES.

(índice tentativo de trabajo final)

 

 

Esquema

 

Introducción

 

I.                    Antecedentes:

 

1-     Socio-Historia de las Mujeres.

 

2-     El Género en la Historia de las Mujeres

 

3-     Peculiaridades  de la Participación Política de las Mujeres.

 

4-     Caracterización del Movimiento Sufragista en el mundo.

 

5-     Contexto Histórico en El Salvador:

 

II . Primer   Período :   Mediados del siglo XIX hasta  1957.

 

1.       Los inicios.

 

2.       El Sufragio Femenino en la Constitución de

                              la Década de los veinte.

 

3.       Mujeres destacadas.

 

4.       Grupos de Mujeres

 

      III.        Segundo Período :     1957- 1975

                    

                  Las Organizaciones de Mujeres en El Salvador

 

 

  IV              Tercer Período     :     1976-  1985

 

V               Cuarto Período       :     1986 1989

                

VI             Quinto período      :     1990-1992

                   

                  

VII             Sexto período        :   1993-  2004.

 

 

    Conclusiones.

     Bibliografía

     Anexos 

 

 

1. Objetivos

 

General: Proporcionar las bases para profundizar en la investigación histórica sobre el aporte de las mujeres en El Salvador.

 

Específicos:

 

  1. Aproximarnos al conocimiento de los factores que están alrededor  del surgimiento de las organizaciones de mujeres, así como del protagonismo de mujeres individuales.
  2. Recopilar información sobre el surgimiento de las organizaciones de mujeres en los diferentes períodos.
  3. Dar elementos para el conocimiento del impacto socio-político de las organizaciones de mujeres en los distintos períodos históricos, especialmente en el período de transición post-guerra.

 

Reflexiones sobre las investigaciones de género

 

Generalmente las investigaciones parten de iniciativas e inquietudes de investigadoras particulares o  de ONGs

 

Hasta ahora el estudio de las relaciones entre mujeres y hombres no ha constituido objeto de estudio de las/os cientistas sociales en El Salvador. Es hasta los últimos años que el tema es visibilizado principalmente por investigadoras feministas dentro y fuera del país.

 

En esta línea se ha comenzado a investigar aplicando las técnicas de la historia del tiempo presente, principalmente retomando la historia de vida como principal fuente de información. En el país, este esfuerzo se ha centrado principalmente en la recolección de testimonios orales principalmente sobre las mujeres y conflicto armado o las mujeres y su papel en la transición.

 

Esto ha dado lugar al tratamiento de temas no considerados de relevancia histórica como la vida cotidiana, las relaciones de pareja, la maternidad. especialmente antes, durante y después del conflicto armado.

 

 Esto en contraste con aquella historia que registra hazañas, hechos considerados relevantes, hombres líderes y personajes de la política. Se registran hechos de la vida pública y no de la vida privada. A menudo se relega a las mujeres al papel de madre, hija, compañera, apoyo del hombre, etc.

 

En este sentido el esfuerzo de las historiadoras feministas se ha centrado en reconceptualizar la historia y considerar la dimensión privada. En nuestro medio, estas reflexiones todavía esperan el espacio en el ámbito académico y al interior de las organizaciones de mujeres.

 

Como primer aporte en esta discusión y reflexión, nos permitimos hacer un breve recuento de lo que hasta ahora se ha recopilado de manera descriptiva sobre los aportes individuales y colectivos de las mujeres en diferentes ámbitos: literatura y política principalmente.

 

Sin embargo resulta alentador que tres investigaciones presentadas el miércoles pasado en este lugar se ve un esfuerzo por aplicar la perspectiva de de género: el trabajo sobre el atlas, el trabajo de educación y el trabajo sobre Chlatenango.

 

a)        Limitación: la academia (universidades, centros de investigación, investigadores/as) aún no ha tomado en serio el incorporar la teoría de género como herramienta analítica a ningún nivel, ni en los currículos, ni en los planes de estudio o de extensión.

b)        Limitante: el acceso a las fuentes de información y también que las existentes debido a los sesgos sexistas no registran la riqueza del aporte de las mujeres.

c)         Limitante: los fondos para investigar en este campo no son prioridad para los gobiernos, agencias de cooperación.

d)        La resistencia al cambio sociocultural de mujeres y hombres docentes de la UES.

 

2.   Metodología empleada

 

Al abordar una investigación en Ciencias Sociales sobre las mujeres,  es preciso tomar en cuenta algunos aspectos teórico-metodológicos fundamentales, para entender de qué problemática se está hablando. Para el caso específico de la presente investigación, se hace necesario explicar los conceptos y contextos en los cuales se enmarca.

 

En primer término,  este estudio  se encuadra en lo que se ha llamado la socio-historia de las mujeres; en segundo lugar , se integra dentro de los estudios de género por lo cual es preciso analizar dicho concepto ; plantear algunas premisas sobre la participación política de las mujeres , así como qué  se entiende por sufragio femenil y el proceso de constitución del Movimiento Amplio de Mujeres y Feminismo en El Salvador, haciendo énfasis en los aportes de las mujeres en  los procesos de cambio social.

 

Para el logro de lo anterior  se han utilizado fuentes primarias y secundarias es decir : entrevistas con mujeres protagonistas, revisión bibliográfica y hemerográfica en el Archivo Nacional revisando los Diarios Oficiales en el perídodo 1920 – 1950( con el apoyo de Patricia          estudiante de la carrera de Historia) y en la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología e Historia ( con el apoyo de Carlos Durán de 1920 a 1950. Hasta el momento he realizado 20 entrevistas.

 

Con este trabajo no se pretende plantear conclusiones definitivas acerca del universo de los temas tratados, pero si contribuir a ubicar aspectos claves  del debate y de las posturas y planteamientos  de las mujeres organizadas en cada momento histórico particular.

 

 

Socio-Historia de las Mujeres

 

En los últimos quince años en El Salvador y en otros países de América Latina, con más antelación que acá, se ha dado un movimiento amplio de mujeres que incluye como lo propone Virginia Vargas Valente: “(...) la vertiente feminista, la vertiente popular y la vertiente de las mujeres que actúan de los espacios formales – tradicionales de organización y acción política (...).1. la presencia de cada una de las mencionadas vertientes ha impactado en los distintos ámbitos de la vida en estos países. Uno de ellos ha sido el de la organización y acción política , el de la vertiente popular y el feminista en El Salvador.

 

Para las autoras del libro Movimiento de Mujeres en Centro América estas diferencias las presentan así: “ Distinguimos al Movimiento de Mujeres como aquél que reune mujeres independientemente de sus demandas , en tanto el Feminista es aquél  que se reúne en función de luchar  contra la subordinación de la mujer , siendo portador de una utopía. En el caso centroamericano , el Movimiento feminista comparte con el movimiento de mujeres la característica de la búsqueda de los cambios que mejoren la condición y/o posición de las mujeres en la sociedad y aporta a éste un componente ideológico que ahonda en las causas de la subordinación y apunta a la construcción de propuestas alternativas susceptibles de ser compartidas por diversas expresiones del movimiento” ( pag. 14)

 

Al  referirnos al feminismo diremos que es una teoría y una práctica política no sexista. Que no está en contra de ningún género. Es una filosofía humanista que busca transformar las relaciones de género a favor de la integridad, igualdad, equidad y dignidad de las personas, hombres y mujeres.

 

Millones de mujeres en todo el mundo han construido la cultura y pensamiento feministas a partir de su vida particular, individual en contexto de lo colectivo. Se trata de una nueva concepción del ser humanas, promueve el desarrollo de comportamientos y conductas de equidad. Conociendo los cambios individuales podemos buscar la conexión con los cambios a nivel comunal y nacional. Por medio de los testimonios orales se revelan  “esferas ocultas”  de la experiencia, por ejemplo: la vida familiar, las experiencias sexuales,etc. y “ conexiones ocultas” ( Panos:1999,4), por ejemplo : entre las relaciones sociales  y decisiones económicas, entre experiencias pasadas y prioridades futuras.

 

En el contexto de las políticas del desarrollo arroja luces sobre las relaciones y vacíos existentes entre la elaboración de políticas y su implementación.

 

Además, profundizar en el conocimiento del pasado puede ayudar a desarrollar un balance entre  continuidad y cambio, entre lo tradicional y la modernidad

 

En la investigación sociológica los testimonios o relatos de vida  pueden cumplir la función exploratoria, la función analítica y la función sintética o expresiva, validando las técnicas cualitativas de

 investigación.

 

El uso de las historias de vida para recolectar testimonios orales favorece la imaginación sociológica ya que la coyuntura actual  en sociología, como en otras disciplinas, está en el pluralismo de las teorías y de los métodos.Como muy bien lo afirma Daniel Bertaux

 

“ los relatos de vida, redescubiertos al fín, son utilizados de múltiples maneras ... ya que hacen que la investigación se centre en el punto de articulación de los seres humanos y de las jerarquías sociales, de la cultura y de la praxis , de las relaciones socioculturales y la dinámica histórica, podría ser que de la diversidad de sus utilizaciones emerja poco a poco un enfoque unificador que sobrepase las fronteras actuales de la sociología como tal “(FLACSO

 

Siendo sus principales propósitos los siguientes:

 

  1. Que las mujeres y los hombres se  vean desde una perspectiva de auto-conocimiento crítico y reconocer el derecho y la capacidad que cada una de ellas tiene para no aceptar condiciones de marginación, alienación y discriminación.
  2. Revertir la dominación, desmontar sus mecanismos con base a la experiencia vivida. No basta aceptar que existe, saber dònde està: pareja, familia, trabajo, partido, organizaciones e instituciones.
  3. Deben desarrollar nuevos métodos de conocimiento y análisis para que cada una a partir de  su identidad pueda re-conocer su historia y la historia de las demàs.
  4. Invita a deconstruir el orden patriarcal y todos los ordenes opresivos. Proponiendo un cambio profundo en la concepción sobre el poder y su ejercicio.

 

Con el propósito de:

 

  1. Poder vivir sin el riesgo que significa la vulnerabilidad de género femenino.
  2. Poder para acceder a los recursos y a los bienes en la satisfacción de las necesidades.
  3. Poder para intervenir  con  paridad en todas las decisiones y asuntos del mundo.
  4. Poder para no sentirse extrañas en el mundo que les es propio.
  5. Poder para protagonizar cada una nuestra vida y ser reconocidas como genero, como un sujeto historico.

 

para ser reconocidas como genero y como sujetos o sujetas historicos, existe el movimiento de mujeres y feminista. los movimientos y propuestas feministas no tienen nada que ver con una lucha sexista contra los hombres. los movimientos y propuestas feministas tienen un sentido transformador de un mundo injusto. Se proponen construir , reformar, ayudara otras mujeres a descubrirse, a redescubrirse, asumiendo una  actitud y un compromiso político de cambio individual pero también colectivo.

 

Existe abundante bibliografía sobre los movimientos sociales, su origen, tipologías, expresiones, desarrollo, etc. para efectos de nuestra exposición nos interesa recordar que la génesis de los movimientos sociales esta relacionada con la crisis de credibilidad  de las organizaciones políticas tradicionales y ante la ausencia del papel articulador de los partidos políticos como instancias intermediación efectiva.

 

Los orígenes del feminismo son diversos, varían desde la resistencia a las  prácticas opresivas hasta la lucha por la igualdad de derechos Surge en el mundo occidental y ha estado influenciado por conceptos y prácticas socialistas, luchas anti-imperialistas y nacionalistas en el tercer mundo y por los retos de las mujeres negras, tanto en Estados Unidos como en Europa. Por lo tanto ha dejado de ser exclusivamente un fenómeno occidental.

 

 Hay una ola inicial de feminismo, alrededor del movimiento sufragista y de lucha por los derechos políticos iguales para la mujer, a finales del siglo XIX y comienzos del XX, en los años 60 apareció una segunda ola que vió el surgimiento de movimientos para la mujer en casi todos los países del mundo occidental.

 

 

Según el Diccionario Espasa  Calpe , mover es un término que viene del latín moviere, que significa hacer que un cuerpo deje el lugar o espacio que ocupa y pase a ocupar otro . Es dar motivo para hacer una cosa , persuadir, inducir o incitar a ella, crear los efectos de ánimo que inclinan o persuaden a hacer una cosa . En tanto movimiento es la acción o efecto de mover o moverse : generar alteración, inquietud, conmoción.

 

 De acuerdo a algunos teóricos como Touraine ( ), Castells (1986), Melucci (1986), Camacho  y  Menjívar ( 1985), Aguilar (  1998) y otros/as ,las características generales de un movimiento social son las siguientes::

 

  1. Son fenómenos que expresan acciones colectivas, de masas, de numerosos grupos y, en muchos casos, implican grandes movilizaciones.
  2. Son producto de procesos sociales, no de acciones espontáneas. Hay antecedentes históricos que les preceden, aunque , generalmente hay una causa directa que desencadena  un movimientos  social.
  3. Requiere una organización social y política, al principio puede ser elemental, después puede evolucionar hacia una organización más compleja.
  4. Son expresiones  de clases sociales dominadas que reaccionan ante conflictos que manifiestan la lucha de clases.
  5. Su ideología explícita o implícita puede aparecer o detectarse a través de la presentación y explicación de sus demandas.
  6. Son fenómenos de fuerte impacto social y político porque  tiene la fuerza y la legitimidad para cambiar o transformar la sociedad, aunque ello suceda a largo plazo.
  7. Sus formas de expresión y de desarrollo son especificas de acuerdo con los miembros que participan, según el momento histórico en que aparecen en la sociedad.
  8. Por sus demandas, su ideología , y en ocasiones por su manera de actuar colectivamente , confrontan al Estado, al gobierno, a las autoridades, a las instituciones formales y al stau quo. En especial por ser expresión de clases sociales dominadas, son objeto de represión.

 

 

Por su parte, Boris Alexis define al Movimiento Social como:

 

“ La acción de  uno o varios grupos sociales que reivindican determinan  demandas, que tienen organización y una estrategia para obtenerlas , y que son expresión de la lucha de clases por lo que confrontan con el Estado y que representan un proyecto utópico”.

 

Los movimientos sociales tienen ideas básicas que los conforman, cuáles serían las ideas básicas de los movimientos feministas?

 

  1. Sentimiento de fraternidad/ sororidad ( de sor , hermana fraterna), se explica por la tendencia de los seres humanos a solidarizarse ante situaciones desfavorables; para las mujeres podría significar : acopio de potencialidades  para el cambio  personal y social, empoderamiento a todo nivel.
  2. Discriminación, injusticia básica sentida y vivida en todos los ámbitos  de la vida social: económica, política, cultural y por supuesto, sexual. Las mujeres lo han soportado por siglos.
  3.  Gracias a la acción de las antepasadas , han tenido la posibilidad de mejorar e imaginar un mundo pleno de potencialidades equitativas y armónicas.
  4. Los cambios democráticos en la casa y el país , la igualdad, el desarrollo y  la paz, la equidad de género , la independencia económica, política y social , para que la mujer pueda obtener derechos individuales y sociales, ostentar derechos iguales a los hombres , acceder al poder para vivir dignamente..

 

Al feminismo, reiteramos , lo consideramos movimiento social, dado que ha sido expresión de la acción de las mujeres en procesos históricos y culturales  durante varios siglos. Puede señalarse que el movimiento feminista se ha expresado de manera discontinua ya que ha tenido períodos de auge y retroceso.

 

Basándonos  en la conceptualizaciòn de lo que es un movimiento social es decir que se  definen como : acciones colectivas cuyo impacto transforma los valores  y las instituciones  y que tambièn cumple con los tres principios de los movimientos sociales:

 

    1. Identidad: que se refiere a  la autodefinición del movimiento, de lo que es a nombre de quien se habla. Se habla a nombre de las mujeres salvadoreñas y de ellas mismas.
    2.  Adversario: hace referencia al enemigo principal del movimiento según lo identifica este de forma explìcita. El enemigo principal està  definido como el sistema patriarcal y aunque no es muy explìcito el sistema capitalista.
    3. Visión  u objetivo social : se refiere  al tipo de orden o de organización social que el movimiento desearìa obtener en el horizonte històrico. La utopía es la  equidad de gènero

 

 

 

Por ejemplo, en el caso específico de la disciplina histórica , la renovación comenzó cuando se incluyeron en las investigaciones los estudios sobre grupos sociales “ sin historia” y sobre la vida cotidiana y privada, encontrándose forzosamente con las mujeres. Este proceso empezó con la escuela francesa de los Anales, que integró trabajos sobre la vida privada , las mentalidades , la familia y la sexualidad; continuaron con este impulso renovador  historiadores marxistas y otros como Philipe Aries y George Duby/3

Asimismo hicieron su aportación los estudios de Foucault sobre el poder y la sexualidad. Sin embargo, como apunta Carmen Ramos, estos estudios no conformaron una historiografía sobre  las mujeres, porque estas no son objeto de estudio específico y tampoco contestan cuestiones teóricas sobre lo que sería una historia de las mujeres:

 

“ Debemos anticiparnos al error común  de confundir historia de la familia, de la  cotidianidad o aún de la sexualidad con la historia de la mujer, pues esto significa reducir a la mujer meramente al ámbito familiar y a la condición de objeto sexual. Es necesario señalar que la historia de la mujer tendría que ser una historia que recuperara la presencia de la mujer en diferentes aspectos : la vida social y personal , la vida económica ; la representación visual, lingüística y, sobre todo, que enfatizara el aspecto social de la relación entre los géneros”/4(Carmen Ramos: Historia y Género, pag.9)

 

Gracias al trabajo de investigadoras  feministas, se consideró a las mujeres como sujetos sociales e históricos susceptibles de ser estudiadas.  En este sentido asumo el planteamiento de Ana Lidia García sobre la necesidad de hablar de :” (.....) historia de las mujeres y no historia de la mujer, pues la mujer en abstracto no tiene existencia histórica concreta en un tiempo y en un espacio(...)”( Ana Lidia García, Problemas metodológicos de la historia de las mujeres: la historiografía  dedicada al siglo,XIX mexicano, México UNAM-Coordinación de Humanidades-PUEG 1994,pag7)

 

La historia tradicional menciona a las mujeres mediante casos excepcionales , mujeres notables o que se hicieron visibles por su relación con algún hombre importante. Por su parte , los primeros intentos por recuperar la historia de las mujeres ,investigadas por las estudiosas feministas y otras, se realizaron  con enfoques parciales e insuficientes. Intentaron rescatar información , pero no es posible quedarse en esta etapa de la investigación histórica. Si bien el proceso de desenterrar datos es importante , poco a poco el estudio sobre  las mujeres han elaborado interpretaciones y análisis que incluyen temas teóricos y metodológicos. Por ejemplo     

 

Esto en contraste con aquella historia que registra hazañas, hechos considerados relevantes, hombres líderes y personajes de la política. Se registran hechos de la vida pública y no de la vida privada. A menudo se relega a las mujeres al papel de madre, hija, compañera, apoyo del hombre, etc.

 

En este sentido el esfuerzo de las historiadoras feministas se ha centrado en reconceptualizar la historia y considerar la dimensión privada. En nuestro medio, estas reflexiones todavía esperan el espacio en el ámbito académico y al interior de las organizaciones de mujeres.

 

En este trabajo se pretende hacer una revisión socio-histórica de los aportes individuales y colectivos de las mujeres  a los cambios socio-culturales y políticos  en El Salvador. Desde la segunda mitad del siglo XIX y a lo largo del siglo XX e inicios del XXI, las mujeres aparecen como fuerza organizada o como personas individuales, en distintos espacios: sectoriales, gremiales, corporativistas o literarios. Para efectos de análisis se presenta una periodización que responde a los momentos de auge o crisis de lo que sería el movimiento sufragista y que al conseguirse el derecho al voto, los derechos humanos de las mujeres son la bandera principal de lo que  en la actualidad se tipifica como el Movimiento Amplio y Feminista de Mujeres.

 

  Primer Período: De la segunda mitad del siglo XIX,  con el  antecedente de  la creación de la Universidad de El Salvador (1841) y  el parcial  acceso  de las mujeres  a la educación ,  hasta la segunda mitad de la década de los años 50 del siglo XX con la creación de Fraternidad de Mujeres (1957).

 

  Segundo Período: De 1957  a  1975 :Las organizaciones de mujeres surgidas  en este período podríamos enmarcarlas  en la concepción de los denominados  MOVIMIENTOS FEMENINOS  entendidos éstos como aquellos que luchan  por la igualdad, en relación con los hombres, dentro de la lucha popular/cita artículo M.P.). Estos movimientos  son impulsados por  mujeres pertenecientes  a sectores campesinos, obreros, vendedoras del sector informal, y que plantean , a través de sus organizaciones específicas , demandas por su igualdad en la sociedad.

 

Tercer Período : De  1975 a 1985:   “Primera oleada” de organizaciones femeninas, muchas de ellas conformadas en el exilio y otras dentro del país,  para apoyar la lucha popular. La característica principal de estas organizaciones de mujeres es la nula reivindicación de género en sus objetivos, demandas o plataformas. Este  período coincide con el auge del conflicto armado y las migraciones  masivas , dentro y fuera del país, por razones políticas.

 

Cuarto Período : De 1986 a 1989:  “Segunda oleada” de organizaciones  que,   provenientes  de   organizaciones políticas de izquierda, comienzan a analizar “la problemática de  la mujer ”, lejos de  asumirse feministas. Este período, también  coincide con el gradual regreso del exilio de mujeres dirigentas  y con la búsqueda de un feminismo que representara a las latinoamericanas en especial en aquellos  países como México, Colombia, Costa Rica. Precisamente es  en el IV Encuentro Feminista de América Latina y del Caribe, realizado en Taxco, México que participan por primera vez las organizaciones de mujeres salvadoreñas, donde tuvieron una destacad participación. 

 

 

Quinto Período: De  1990 a  1993:  “Tercera oleada”,  que se enmarca en el desenlace de la guerra civil. Ya que acá encontramos los efectos de la ofensiva político-militar  del proyecto popular y la firma de los Acuerdos de Paz.  Con las organizaciones creadas en los períodos anteriores  y las ONGs surgidas en el mismo, se empieza perfilar el actual movimiento de mujeres y  a integrar la perspectiva de género en las demandas y  denuncias.

 

Sexto Período: De 1993   a 2004:  fase de transición de post-guerra.  Consolidación del movimiento amplio de mujeres y feminista  en EL Salvador y el surgimiento de algunas experiencias organizativas de mujeres rurales.

 

Tipología de las organizaciones

 

Las organizaciones de mujeres que se abordaran serán  lo que denominamos organizaciones tradicionales[1], organizaciones profesionales, organizaciones vinculadas a la producción, comercialización y crédito, y organizaciones reivindicativas  y políticas

 

II. Cuál  ha sido la participación de las salvadoreñas en la Historia? 

 

La participación  debe entenderse como un proceso histórico cultural, de ahí que si quisiéramos profundizar en la historia de la participación de las mujeres en la realidad salvadoreña, atendiendo las opciones antes descritas, nos encontraríamos con una gama de expresiones, pese a que todavía falta examinar  a fondo los anales históricos para trazar un retrato firme y claro de dicha participación.

 

 Desde la segunda mitad del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, las mujeres aparecen como fuerza organizada o como personas individuales, en distintos espacios: sectoriales, gremiales, corporativistas o literarios.

 

Para efectos de análisis, la participación de las mujeres se enmarcaría en dos tendencias. Estas manifestaciones se identifican antes del surgimiento del movimiento de mujeres y feminista, como tal, con reivindicaciones propias, organizado por ellas y con cierta dirección autónoma o en su búsqueda y de la especificidad de ser mujeres.  

 

a)     Había la consideración de que los sectores subalternos se constituían a partir de su determinación e identidad de clase. Consecuentemente,  las mujeres y/o sus organizaciones debían “ sumar fuerzas” a otros movimientos, a otras reivindicaciones de carácter global. Las transformaciones  estructurales , a ese nivel, resolverían todas las formas de opresión, incluida la de género. Las mujeres salvadoreñas se integraron a éstas luchas sociales , aproximadamente hasta 1987, momento en que se inician las reflexiones, los debates  y organizaciones específicas de mujeres.

b)      Hubo otra tendencia muy minoritaria de mujeres feministas que no estaban ligadas a una organización , pero pertenecían a la  academia, al ateneo, al periodismo, a las expresiones literarias las cuales  hicieron presencia desde su especificidad e identidad femenina. Algunas, como Prudencia Ayala, muy adelantada para su época. Pero ni la coyuntura histórica ni la conciencia colectiva permitieron en aquellos momentos reconocer su labor.

 

Ninguna de estas dos  tendencias  han sido estudiadas en profundidad. Lo que se ha recopilado sobre la historia de la participación de las mujeres en El Salvador es realmente poco.(Navas:1983, 1987, 1995, 1999, 2000; Domínguez: 1995;Herrera:1998).

 

Ha existido una acumulación de experiencias en la organización de las mujeres salvadoreñas, no es algo nuevo como se piensa. nuestra tarea consiste en visibilizar esas experiencias.

 

En El Salvador el aporte de las organizaciones y agrupaciones de mujeres en los procesos sociales ha sido poco investigado. Se ha comenzado a abordar principalmente, a manera de biografía, las vidas de mujeres escritoras, por ejemplo. Si bien este es un comienzo en el conocimiento de la relación entre contexto histórico-social y vidas individuales, aún queda mucho por investigar respecto al conocimiento de contextos históricos y surgimiento y acionar de las organizaciones y grupos de mujeres.

 

Revolucionario, las cuales proponen una articulación entre las luchas de clase y las reivindicaciones de género, quedando relegadas estas últimas por razones de tipo político-coyuntural.  

 

A manera de conclusión planteamos como hipótesis de que el surgimiento de organizaciones de mujeres autónomas surge en condiciones de ciertas libertades democráticas

 

 

 

 

 

Primer Período:

 

ABAJO LAS MUÑECAS FRÍVOLAS” No es hora de aprender las armas de la seducción sino tomar las armas de la razón”

(7 de abril de 1938, pag.4)

 Matilde Elena López

Las mujeres no deben perder el tiempo en frivolidades , ya es tiempo que tomen conciencia de su propio proceso de educación y que tomemos ejemplo de todo el mundo: las mujeres en Estados Unidos forman parte de los Consejos Municipales para influir en los problemas de la nación; en Argentina : Club de Madres, Consejo Nacional de Mujeres

De la segunda mitad del siglo XIX,  con el  antecedente de  la creación de la Universidad de El Salvador (1841) y  el parcial  acceso  de las mujeres  a la educación ,  hasta la segunda mitad de la década de los años 50 del siglo XX con la creación de Fraternidad de Mujeres (1957).

 

Se puede decir que  durante este período dos  fueron las áreas  en  que las salvadoreñas tuvieron más presencia social:  el magisterio y la literatura , en especial la poesía

 

La Universidad de El Salvador , a mediados del siglo XIX, era la encargada de otorgar el título de bachiller siendo la Señorita AURELIA LARA la primera mujer en obtenerlo en el año 1854, causando conmoción social por lo insólito del hecho. Ella fue la primera mujer que abrió las puertas de la Universidad a las mujeres, le siguió Matilde Paniagua  quien se bachilleró en 1887.

 

 En este tiempo otra mujer “intrépida y talentosa” como la califica la Licenciada Tránsito Huezo Córdova  de  Ramírez   en su artículo “ Historial de la Mujer Universitaria” escrito en  febrero de 1971, llamada ANTONIA NAVARRO , “ obtiene su título  de bachiller en Ciencias y letras en la Universidad  en medio  de  aplausos y elogios. También  hubo  acerbas críticas por parte de los periódicos de la época, transcribiendo la siguiente cita de un periódico:

 

 ” Las Mujeres bachilleras, las madres políticas , las esposas literatas son una calamidad social, no son buenas para maldita sea la cosa: Dios nos libre de las mujeres letradas más terribles que las siete plagas de Egipto”

 

Antonia Navarro continúa en la Universidad y se decide por estudiar Ingeniería,

Después de tres años de estudio profesional obtiene su investidura de Ingeniera Civil  el 20 de septiembre de 1889,  constituyendose en un verdadero  acontecimiento nacional.. Incluso afirma la Licenciada de Ramírez” La prensa del exterior como , como la Revista Ilustrada de Nueva Cork , quien la llamó “ la primera Doctora Centroamericana”.El rector de la Universidad informó en la Revista Universidad este hecho insólito en el país y la disposición del Consejo Superior de Instrucción Pública de otorgar una premio a la estudiante  aventajada por su talento, virtud y dedicación. Adolfo Castro , un cronista contemporáneo dijo de ella:

 

   “ Salve a la ingeniera hermosa,

     cuya cualidad primera,

      es ser antes que ingeniero

      y antes que ingeniosa ,hermosa

      empiezas ya la carrera

       de la virtud fatigosa.

 

    Ten fé Antonia, no hay reveses

      Donde hay caricias maternas;

     Y óyeme sin esquiveces

     Te darán sus luces tiernas,

      Sino lunas de las  mieles eternas.

 

“ Las Bachilleres de entonces tuvieron que sufrir lo indecible para coronar una carrera académica, tenían que ser muy talentosas, constantes,  valientes , decididas y optimistas.” (Ibid.pag.1)

 

“… la inestabilidad política junto con las actitudes retrógradas sobre el papel de la mujer en la sociedad prolongaron las luchas sufragistas y la consolidación de un movimiento de mujeres hasta 1950 cuando se creó la nueva constitución que concedía igualdad de derechos políticos para ambos sexos”.(Ticas:2004, mimeo,pag.1)

 

“La obtención del voto femenino salvadoreño dependió en gran medida de las crisis nacional de los años cuarenta y de la organización colectiva de las fuerzas feministas, factores que Lynn Stoner ha indicado que fueron comunes a otros movimientos de mujeres en el continente.”(Ticas :2004,mimeo,pag.2)

 

Representante literaria fue Rafaela Contreras ( 1869-1893) con la revista literaria Ramo de Violetas, publicada en 1890 en la  ciudad de San Salvador,” escritora que hizo suyo el nuevo lenguaje de Ruben Darío, al grado tal que que escribió muchos cuentos modernistas que por décadas fueron confundidos con los del escritor nicaragüense”   (Las Dignas: 2004,pag mes de marzo).En 1890  se casó con Rubén Darío.

 

A finales del siglo  XIX surge  el club feminista “ Adela de Barrios” , nombre de la esposa de Gerardo Barrios, funcionó en Ahuachapán con el propósito  de contribuir a la regeneración social de las mujeres y el derecho al voto.

 

Destacan en este período : a nivel individual , Antonia Navarro, primera graduada de la Universidad de El Salvador  en 1889;  Consuelo Suncín , Condesa de Saint Exupéry , intelectual y escritora;  Prudencia Ayala,  en los años 20;  Rubenia de Ruíz , luchadora por los derechos de la mujer ,  Matilde Elena López , escritora y poeta,  Rosa Amelia Guzmán , Ana Rosa Ochoa , ambas periodistas, por mencionar algunas

 

En El Salvador, las organizaciones de mujeres no constituyen un fenómeno de los últimos años, ya que tenemos noticias de ellas desde principios del siglo pasado, cuando surgen a partir de las luchas anticoloniales, en las que se constituyeron en defensoras de la libertad nacional, pese a que no se han explorado fuentes bibliográficas y archivos de  la época que nos proporcionen un conocimiento más detallado.

 

Es desde 1920 que las corrientes reformistas y revolucionarias de los sectores medios inconformes y del proletariado agrícola, impulsaron la participación política femenina a su favor. Por ejemplo, a principios de 1921, las vendedoras de los mercados de San Salvador protestaron contra las pésimas condiciones de vida y la represión implementada por la tiranía de los Meléndez Quiñonez. A ellas se unieron las vendedoras de Santa Ana y Santa Tecla, realizando la toma de la policía en el Barrio El Calvario de San Salvador. Otro ejemplo de ello lo constituye la marcha pacífica de seis mil mujeres, quienes en 1922, desfilaron vestidas de negro en signo de luto por la muerte de  la democracia y en apoyo al candidato presidencial Miguel Tomás Molina. Al ser ametralladas, cientos de ellas se lanzaron enfurecidas sobre el regimiento de infantería (Gargallo di Castell Lentini, 1987)

 

Esta masacre de 1922 es evidencia de que las mujeres estaban teniendo una presencia muy activa en los partidos políticos,  através de los diferentes comités femeninos, los cuales no constituían elementos decorativos (Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes, 1994) 

 

Tomando en cuenta la libertad [que] ha surgido en mi querida tierruca y no queriendo que el sexo femenino permanezca fuera de la ley restringida de los derechos de ciudadano, lanzo mi candidatura para Presidente de la República, inspirada en la justicia de un gobierno mixto que identifique la soberanía de la nación en los dos sexos.[2]( Ticas:2004, mimeo,pag 8)

 

Si bien no contamos con datos que nos aporten un mayor conocimiento de la vida política de las mujeres de la década de los 20 y 30, la figura de Prudencia Ayala es el indicador más claro de un ambiento –nuevo y desconocido- de libertades democráticas que favorece la existencia de grupos de mujeres y de su politización. Ejemplos.

Con éxito y determinación  la lucha por las mujeres en Inglaterra , esto no ha podido ser entablado en parecidos términos  en América Latina . Años más tarde en Nebrasca,USA, Doris Stevens avasallaba también en Usa con los mismo obstáculos de la opresión masculina , consiguiendo hacer triunfar la enmienda  constitucional XVIII.

 

“ El mundo entero es nuestra tribuna” fue uno de los temas de combate de Doris, después de escuchar los consejos de Silvia .Resolvió ponerse a la cabeza del movimiento feminista  Norteamericano. Stevens era lider del partio Nacional de Mujeres de Estados Unidos en 1928. Siguiendo su consigna , estuvo en Francia repudiando la guerra y habló en la VI Conferencia Panamericana logrando que las mujeres fueran escuchadas en sesión plenaria.

 

-Avances del sufragio en el nuevo mundo: nace la Conferencia Interamericana de Mujeres mediante acuerdo tomado en La Habana, el punto de partida de la Conferencia es obtener en los países de América Latina la absoluta Igualdad de Derechos Civiles y Políticos de la Mujer partiendo de su realidad. En 1928

 

La demanda de Prudencia Ayala, que causó perplejidad entre los integrantes de una sociedad claramente patriarcal, podría haber tenido vigencia, ya que la Constitución de 1866 no negaba de una manera explícita los derechos de las mujeres. Sin embargo, el asunto se resolvió con argumentos de tipo procesal, sin que la Corte Suprema emitiera un fallo en torno a esa pretensión (Cáceres Prendes, 1993).

La plataforma de Ayala, por lo que reportaron los periódicos, abarcaba un ambicioso programa de reivindicaciones femeninas. Un periodista la calificó de "prolija exposición de innovaciones radicales a favor de la mujer".[3]  Pero en realidad no está claro cuanto apoyo tuvo por parte del elemento femenino activo en la política de la época.[4] Ni se sabe sí efectivamente fundó la Liga que había anunciado a su patida de Guatemala. Pero sí se tiene noticia del "Círculo Femenino Tecleño" que la consideraba una ferviente defensora de los derechos de la mujer y por ende apoyó su campaña:

La humillante condición que actualmente ocupa en el campo político la mujer salvadoreña ha terminado [...] Hoy tócale a la mujer salvadoreña hacer valer sus derechos [...]. Doña Prudencia Ayala, genuina representativa de nuestra mujer Indo-Latina, es hoy, en el campo político, un alto exponente de nuestras fuerzas ciudadanas.[5]

 

Destaca en esta década la figura de Consuelo Suncín, condesa de Saint Exupéry, nacida en el pueblo de Armenia, departamento de Sonsonate, a principios de siglo, quien rompió las normas de su época al trascender las fronteras nacionales y emprender una búsqueda de realización personal, motivada por las corrientes literarias y artísticas de la época que le permitieron espacios de libertad. El estudio de su vida y del contexto nacional e internacional nos permitiría trascender la información referida a su vida sentimental con “hombres ilustres” de su época como su primer esposo el mexicano Ricardo Cárdenas, su amistad con José Vasconcelos, su segundo esposo  el guatemalteco Enrique Gómez Carrillo y su célebre matrimonio con el autor de “El Principito”, el escritor francés Antoine de Saint Exupéry. (La Prensa Gráfica, 2/7/00: 23-26)

 

Si bien no contamos con datos que nos aporten un mayor conocimiento de la vida política de las mujeres de la década de los 20 y 30, la figura de Prudencia Ayala es el indicador más claro de un ambiente –nuevo y desconocido- de libertades democráticas que favorece la existencia de grupos de mujeres y de su politización. Recordemos que el contexto internacional de esos años, en cuanto a los movimientos feministas, se estaba cerrando el ciclo de los movimientos sufragistas que  tenían como demanda principal la conquista del voto femenino, al haberlo obtenido en los países donde este movimiento tuvo mayor fuerza.

 

Para esa época, en El Salvador, las mujeres no tenían derecho al voto. Sin embargo, causa sensación la figura de Prudencia Ayala en la década de los años 20, quien se declara “orgullosa de ser una humilde india salvadoreña” (en Diario de Occidente, sin fecha: 3). Nació en Sonsácate, departamento de Sonsonate el 25 de abril de 1885, estudió hasta segundo grado en Santa Ana.

 

Desde muy joven se dedicó a escribir artículos en los periódicos locales , muchos de sus escritos los orientó a la defensa de la unión centroamericana, a la causa de Augusto César Sandino en Nicaragua, de la intervención norteamericana en el istmo , y además critticó muy severamente a los regímenes políticos de turno en los países centroamericanos.    

“Adivina y oradora en eventos feministas en las plazas y calles  de San Salvador, el mayor de sus “escándalos”  lo protagonizó el 23 de noviembre de 1930 se presentó ante la Alcaldía Municipal de San Salvador y ante la Corte Suprema de Justicia  a solicitar el voto femenino y su inscripción como Candidata a la Presidencia de la República. Como era de esperarse , el concejo capitalino y el máximo tribunal nacional le negaron a ella y a las mujeres salvadoreñas los derechos al voto femenino  y a la ciudadanía ,por no estar ambos contemplados en la Constitución y las leyes vigentes entonces”.    

 

Su Plan contemplaba no solamente el apoyo a los derechos de las mujeres, sino que también el estímulo a la labor sindical, la honradez en la gestión gubernamental, límites en el uso y abuso del alcohol , reconocer jurídicamente a las hijas e hijos nacidos fuera del matrimonio.  

 

Me alejo almas mías con el corazón satisfecho de haber entrado en combate para obtener el triunfo de mi derecho ciudadano. Me alejo grata de los políticos que han prestado atención a la justicia que reclamo en el campo de la ley. La patria exige la práctica de la justicia, el cumplimiento de la ley en su más completo significado cívico social entre hombres y mujeres, para equilibrar los valores morales de la nación civilizada. Así la alegría embarga mi esperanza en el próximo futuro electoral [...].[6]

 

Ayala emprendió su campaña en pro de los derechos políticos femeninos desde el foro público que le brindaba el Partido Unionista. En una famosa conferencia dictada en el Teatro Nacional de Santa Ana en octubre de 1920 conmovió a su audiencia hablando del patriotismo femenino. Esta luego fue publicada en El Unionista, periódico santaneco fundado para avanzar dicha causa. En ella Ayala hace un fervoroso llamado a toda la región a enarbolar el ideal de unión al frente del cual pone a las mujeres:

 

“ Pueblo centroamericano; vuestro sexo femenino está cansado de sufrir tanta desgracia, de ver vidas sacrificadas, sin razón en los campos de batalla, defendiendo no más que la codicia de un mal gobernante o de un caudillo. Salgamos de ese separatismo, resumidero de vidas, de ese asqueroso estado de miseria que presentamos ante el Gigante del Norte. El sexo femenino lucha enérgicamente porque no se deje la obra trunca. Dará tarde o temprano una prueba de abnegación, de amor patrio. Dará el ejemplo de verdadero civismo, porque en su corazón está consumiéndose ese fuego ardiente del ideal y del amor a la Patria y a la Libertad y va triunfando velozmente pasando muy por encima de todas las barreras que colocan a su paso los réprobos, que no ven, porque no quieren, el porvenir de la América Central.[7]        

 

De este personaje destacaremos cuatro hechos que a nuestro juicio son de trascendencia histórica y política:

 

1)     Su osadía principal es haberse declarado candidata a la presidencia de la república y proyectar el Gran Partido Feminista Salvadoreño. Llegó a formular una propuesta de plan de gobierno.La demanda de Prudencia Ayala, que causó perplejidad entre los integrantes de una sociedad claramente patriarcal, podría haber tenido vigencia, ya que la Constitución de 1866 no negaba de una manera explícita los derechos de las mujeres. Sin embargo, el asunto se resolvió con argumentos de tipo procesal, sin que la Corte Suprema emitiera un fallo en torno a esa pretensión. (Cáceres Prendes, 1993)

2)     La creación del periódico “Redención Femenina” en el cual expresaba sus principales postulados y demandas sobre los derechos de las mujeres;

3)     Presentarse como escritora cuando apenas había alcanzado a completar el segundo grado. Escribió dos libros: “Amores de loca”  (1925) y “Payaso literario en Combate” ( 1928) ; y  dos  folleto donde expone su pensamiento feminista  “ Inmortal “   y  “Luz de Orion “(1924)

4)     La creación del Círculo Femenino Tecleño, cuyo accionar desconocemos.

 

Por todo ello, la sociedad no supo como calificarla, se le llamó loca,.intelectual,y analfabeta. En principio podríamos calificar a esta mujer como una de las primeras sufragistas y promotoras de la unión centroamericana. Es pertinente subrayar que este personaje y el contexto intelectual de la época que influyó en su formación, están pendientes de ser estudiados, aunque ya existen esfuerzos en esta dirección, como el del Museo de Imagen y la Palabra

 

En 1928, como resultado de las luchas de las mujeres americanas, se crea la Comisión Interamericana de la Mujer (CIM), y su primer logro fue la Resolución de la Octava Conferencia Internacional Americana. Después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, la recién creada Organización de las Naciones Unidas vio la necesidad de evaluar la situación de las mujeres y plantear algunas acciones, fundamentalmente de corte tradicional. En 1948 se aprobó la Convención sobre los Derechos Políticos y Civiles de la Mujer, la cual fue ratificada por El Salvador en 1951. En 1948 se funda la Liga Femenina Salvadoreña, la cual logró el derecho al sufragio sin restricciones por las mujeres salvadoreñas en 1950.

 

En 1948 se firman otros dos convenios: la Convención Interamericana sobre la Concesión de los Derechos Políticos de la Mujer, en la cual se reconoce que “el derecho al voto y a ser elegido para un cargo nacional no deberá negarse por razones de sexo”; y la Convención Interamericana sobre la Concesión de los Derechos Civiles de la Mujer, en la que los “Estados Americanos convienen en otorgar a la mujer los mismos derechos civiles que goza el hombre”.

 

La referencia al voto femenino en El Salvador  hacen alusión a la Constitución de 1950, que tuvo la virtud de establecer el voto universal sin impedimento alguno. Sin embargo, la lucha por el voto femenino venía de tiempo atrás y se remonta a las exigencias del ejercicio del sufragio y postulación de Prudencia Ayala como candidata presidencial en las elecciones de 1930.

 

La revolución de diciembre de 1948, da inicio a un período de modernización sin precedentes en el país: a nivel cultural, la modernización pretendía articular un discurso de nación y de las identidades cívicas adoptando como eje el proyecto modernizador. Estos intentos de modernización del Estado incluyeron también cambios a su interior que afectaron a las mujeres y a los estereotipos culturales de la época (Cáceres Prendes, 1993).

 

Aunque los estudios sobre los valores y la ideología durante la época son prácticamente inexistentes, el historiador Jorge Cáceres Prendes (1993) hace uno sobre el surgimiento de las organizaciones feministas dentro de la coyuntura de modernización del estado durante ese período. Expondremos a continuación el análisis que dicho historiador realiza en torno a ese fenómeno en el período de 1948-50.

 

En este período se adopta la Constitución de 1950, la cual logra articular la propuesta modernizadora y proporciona los principios que han orientado el accionar del Estado hasta el presente. En las discusiones previas a la aprobación de esta Carta Magna participaron activamente varias intelectuales. De 1948 a 1949 se intenta conformar un movimiento social de apoyo al proyecto gubernamental, en el que se incorporan diferentes sectores sociales. En la conformación del partido oficialista, el Partido Revolucioanario de Unificación Democrática (PRUD), se constituyeron sectores como el “PRUD obrero” y el “PRUD femenino”, en el cual participaron mujeres con una tradición de lucha a favor de las causas feministas.

 

Además, se comienzan a elegir las primeras mujeres para cargos públicos, como la primera alcaldesa salvadoreña, Rosari Lara vda. de  Echeverría, por Berlín, Usulután. Asimismo, el periódico más próximo al gobierno, “Tribuna Libre”, daba espacios a las opiniones feministas, e intentó crear La revolución de diciembre de 1948, da inicio a un período de modernización sin precedentes en el país: a nivel cultural, la modernización pretendía articular un discurso de nación y de las identidades cívicas adoptando como eje el proyecto modenizador. Estos intentos de modernización del Estado incluyeron también cambios a su interior que afectaron a las mujeres y a los estereotipos

 

Además, se comienzan a elegir las primeras mujeres para cargos públicos, como la primera alcaldesa salvadoreña, Rosari Lara vda. de  Echeverría, por Berlín, Usulután. Asimismo, el periódico más próximo al gobierno, “Tribuna Libre”, daba espacios a las opiniones feministas, e intentó crear una sección permanente llamada “Tribuna Feminista”.

 

Otra muestra de apertura por parte del gobierno fue el patrocinio de un seminario del Consejo Interamericano de Mujeres (CIM). En el prudismo de la primera época se podía identificar un a fuerte tendencia pro-feminista, debido a que el elemento de la igualdad entre hombres y mujeres se articulaba en la propuesta democratizadora de la modernización. Sin embargo, este apoyo duró poco ya que el PRUD se derechizó y el movimiento social fue duramente reprimido.

 

En cuanto a las organizaciones de mujeres durante la época, a la caída de Martínez ya existía una notable presencia de éstas, entre las que se cuentan el Frente Democrático Femenino, cuya publicación “Mujer Demócrata”, dirigida por Matilde Elena López, pretendió incorporar a mujeres de distintos estratos

Una década más tarde, en 1956, surge